TRADUCCIÓN JURADA Y TRÁMITES DE LEGALIZACIÓN

Tanto las empresas como los particulares pueden necesitar en un momento dado presentar una traducción jurada, Sémaphores le acompaña de principio a fin en este proceso: realización de copias cotejadas en el Ayuntamiento, traducción del documento por un traductor jurado inscrito en el organismo competente y trámites de legalización en los entes oficiales habilitados.

Este circuito de validación legal implica :

  • La Cámara de Comercio e Industria de París (CCIP)
  • El Ministerio de Asuntos Exteriores (MAE)
  • Consulados y Embajadas
  • La Apostilla

A. Cámara de Comercio e Industria de París (CCIP)

La Cámara de Comercio e Industria de París (CCIP) es la encargada de certificar la firma del traductor jurado. Para que la CCIP lleve a cabo esta certificación, es imprescindible que el traductor jurado haya registrado su firma en la Cámara de Comercio. Por lo tanto, los funcionarios administrativos deben verificar la autenticidad de la firma de los documentos traducidos comparándola con la firma de su registro. Se ocupan pues de otorgar al documento el carácter de documento público, que podrá después ser reconocido por la Oficina de la Apostilla o por el Ministerio de Asuntos Exteriores.

B. El Ministerio de Asuntos Exteriores (MAE)

Una vez la firma del traductor jurado certificada, el proceso de legalización continúa en el Ministerio de Asuntos Exteriores o en la Oficina de la Apostilla.

Las traducciones destinadas a los países que no han firmado la Convención sobre la Apostilla deben ser legalizadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores. La función del Ministerio de Asuntos Exteriores es la de certificar la autenticidad del documento francés, es decir, certificar que el documento ha sido redactado y firmado en Francia y que es conforme a la legislación francesa. Por lo tanto, no puede certificar la autenticidad de un documento redactado en francés pero que ha sido otorgado en Suiza, por ejemplo. En cierto modo, garantiza la viabilidad del documento y lo declara apto para traspasar las fronteras de Francia.

C. Consulados y Embajadas

Después de pasar por el Ministerio de Asuntos Exteriores, el proceso de legalización continúa en el consulado o en la embajada del país que recibe el documento. Cada embajada o consulado sigue procedimientos y establece tarifas que pueden ser completamente diferentes entre sí. Algunas embajadas o consulados certifican el documento inmediatamente, mientras que otras imponen plazos de hasta dos semanas.

D. La Apostilla

La Apostilla (Convenio de La Haya de 5 de octubre de 1961) es un convenio destinado a simplificar el proceso de legalización. Esta legalización concierne únicamente a los documentos públicos. Hasta la fecha, cuenta con unos 106 estados signatarios.

En París, su oficina se encuentra en el Tribunal de Apelación de París. Aquí es donde las apostillas se expiden en forma de una pegatina pegada en la última página de la traducción.